I ♥ god


2 Samuel 23:4-6


será como la luz de la aurora       en un amanecer sin nubes,    que tras la lluvia resplandece       para que brote la hierba en la tierra.”   »Dios ha establecido mi casa;       ha hecho conmigo un *pacto eterno,       bien reglamentado y seguro.    Dios hará que brote mi *salvación    y que se cumpla todo mi deseo. Pero los malvados son como espinos que se desechan; nadie los toca con la mano. 

2 Samuel 23:4-6

será como la luz de la aurora 
      en un amanecer sin nubes, 
   que tras la lluvia resplandece 
      para que brote la hierba en la tierra.”
   »Dios ha establecido mi casa; 
      ha hecho conmigo un *pacto eterno, 
      bien reglamentado y seguro. 
   Dios hará que brote mi *salvación 
   y que se cumpla todo mi deseo. Pero los malvados son como espinos que se desechan; nadie los toca con la mano. 

Posted 1/9/12 @ 6:39 PM #
EL ELEFANTE ENCADENADO……
Jorge Bucay 
Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me 
gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la 
atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal 
preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala 
de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de 
su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante 
siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que 
aprisionaba una de sus patas.  
Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos 
centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un 
animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la 
estaca y huir.  
El misterio sigue pareciéndome evidente.  
¿Qué lo sujeta entonces?  
¿Por qué no huye?  
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté 
entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó 
que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.  
Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?».  
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del 
elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían 
hecho esa pregunta alguna vez. 
Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio 
como para encontrar la respuesta:  
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era 
muy, muy pequeño.  
Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de 
que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus 
esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él. 
Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… 
Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a 
su destino. 
Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no 
puede.  
Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.  
Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.  
Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…  
Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de 
estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de 
cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no 
lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria 
este mensaje: No puedo, no puedo y nunca podré.  
Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosostros mismos y por eso nunca 
más volvimos a intentar liberarnos de la estaca.  
Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la 
estaca y pensamos:  
No puedo y nunca podré.     

EL ELEFANTE ENCADENADO……

Jorge Bucay 

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me 

gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la 

atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal 

preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala 

de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de 

su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante 

siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que 

aprisionaba una de sus patas.  

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos 

centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un 

animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la 

estaca y huir.  

El misterio sigue pareciéndome evidente.  

¿Qué lo sujeta entonces?  

¿Por qué no huye?  

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté 

entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó 

que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.  

Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?».  

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del 

elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían 

hecho esa pregunta alguna vez. 

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio 

como para encontrar la respuesta:  

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era 

muy, muy pequeño.  

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de 

que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus 

esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él. 

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… 

Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a 

su destino. 

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no 

puede.  

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.  

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.  

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…  

Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de 

estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de 

cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no 

lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria 

este mensaje: No puedo, no puedo y nunca podré.  

Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosostros mismos y por eso nunca 

más volvimos a intentar liberarnos de la estaca.  

Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la 

estaca y pensamos:  

No puedo y nunca podré.     

Posted 11/21/11 @ 9:02 PM #
Salmo 33
 1 Canten al Señor con alegría, ustedes los justos;       es propio de los íntegros alabar al Señor. 2 Alaben al Señor al son del arpa;       entonen alabanzas con el decacordio. 3 Cántenle una canción nueva;       toquen con destreza,       y den voces de alegría.
   4 La palabra del Señor es justa;       fieles son todas sus obras. 5 El Señor ama la *justicia y el derecho;       llena está la tierra de su amor.
Salmo 33  1 Canten al Señor con alegría, ustedes los justos; 
      es propio de los íntegros alabar al Señor. 
2 Alaben al Señor al son del arpa; 
      entonen alabanzas con el decacordio. 
3 Cántenle una canción nueva; 
      toquen con destreza, 
      y den voces de alegría.

   4 La palabra del Señor es justa; 
      fieles son todas sus obras. 
5 El Señor ama la *justicia y el derecho; 
      llena está la tierra de su amor.

Posted 11/5/11 @ 11:10 AM #

Hebreos  12 1,ra parte.

1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. 4 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; 5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:

Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,

Ni desmayes cuando eres reprendido por él;

6 Porque el Señor al que ama, disciplina,

Y azota a todo el que recibe por hijo.

7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? 10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. 11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

12 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; 13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado.14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; 16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura. 17 Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas.

18 Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, 19 al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más,20 porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo;21 y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando; 22 sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, 23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

25 Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. 26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. 27 Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. 28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; 29 porque nuestro Dios es fuego consumidor

Posted 10/24/11 @ 6:35 PM #

Les presento uno de mis sueños :) , Enjoy!

Posted 10/24/11 @ 6:10 PM #

Oh yes I will, I will give it you all

Posted 10/20/11 @ 7:06 PM #

"Es un pecado"

Todo lo que he hecho Todo lo que siempre hacemos Cada lugar que nunca he sido Por todas partes que voy hay pecado.

Posted 9/28/11 @ 3:32 PM #